martes, 7 de junio de 2011

Capitulo 28. Tristeza elevado al cubo.

La rutina siempre ha sido una aliada, algo que siempre ha temido todo el mundo y que yo siempre estoy buscando. Una rutina amable y una rutina sencilla. Pero me temo que la rutina que lleva ahora mi vida no hace mas que hundirme en la miseria. Algo que no controlo, y lo poco que controlo me lleva malamente. Las fuerzas son cada día mas débiles y me da a mi que con lo que tengo por delante algo me dice que es demasiado pronto para sentirme asi. Necesito un aliciente, algo que me haga sonreir, algo que me de un poquito de luz entre tanta nube negra. Y es la primera vez que esa necesidad se hace tan palpable. Necesito ayuda y no se a quien acudir porque no consigo rellenar ese hueco. Por falta de tiempo, por falta de personal, por falta de recursos, de animos, de ganas, que se yo. Necesito algo que ni siquiera se. Un poco de comprension, pero sincera sin tapujos ni malas maneras. Un poco de consuelo, un poco de cariño y de sentir que realmente el estar aqui en mi casa tan sola sin hablar durante todo el dia con alguien en una conversacion que no sea algo referente a hospitales, enfermedades, pies, heridas, operaciones o que se yo. Necesito un estimulo que me deje seguir con esto pero que siga ahi. Y si, pido mucho, por una vez se que es asi, pero como igualmente no lo voy a conseguir, lo mismo da lo que pida.
Si aun encima te van poniendo mas losas encima de las que yo misma ya tengo, el peso se hace un tanto insoportable, y la malicia de mucha gente ahora esta demasiado latente, y vaya, duele. Al menos viva estoy, siento dolor, fisico y sobretodo emocional, y el emocional gana demasiado. Esta sensacion de tristeza es sobrecogedora, sueño con psiquiatricos, con encerrarme en un mundo paralelo, hablo sola, y cuando me quiero dar cuenta me asusto por lo que esta pasando, siento enloquecer en cierta forma y tengo un miedo atroz, y me quedo corta describiendolo. Y no, este post no es un reclamo solo es un hecho tan palpable que tenia que decirlo de alguna forma para intentar aclarar la cabeza. Solo pido un poco de alegria, una sonrisa de vez en cuando, que me dure todo un dia, solo algo asi. Odio ser asi, odio ser tan triste y estar tan mal.

1 comentario:

Náyane dijo...

Por lo que tengo entendido hablar sola no es sinónimo de estar loco, sino de estar cuerdo.
No sé si lo que estás pasando es una racha dura o un cúmulo de muchas cosas que has ido arrastrando, pero tendrías que analizarlo y tomar una decisión, no sé si me explico. En cualquier caso, te recomiendo que aunque cueste mucho, intentes tener algún momento del día en el que hagas algo que te guste y te haga sentir bien. Porque a veces, cuando más mal estamos es cuando más necesitamos eso, pequeños momentos que nos ayude a estar en la tierra y no en el infierno.